Saltar al contenido

¡A cuidar el néctar del maguey! Buscan declaratoria de protección del aguamiel en Hidalgo

¡A cuidar el néctar del maguey! Buscan declaratoria de protección del aguamiel en Hidalgo

En el marco de la conferencia magistral “Las Indagaciones Geográficas: Proteger la Calidad Específica para Lograr un Desarrollo Rural Sostenible”, impartida por el Dr. Denis Sautier, el Colegio del Estado de Hidalgo (CEH) realizó un evento significativo. Gracias a un estudio técnico liderado por el Dr. Edgar Iván Roldán Cruz, el aguamiel de Hidalgo está más cerca de obtener su declaración de protección como indicación geográfica.

La importancia del aguamiel en Hidalgo

El estudio subraya la importancia histórica y cultural del aguamiel en regiones como la Sierra Alta, el Valle de Tulancingo, los Llanos de Apan, la Sierra Baja, la Comarca Minera, la Cuenca de México y el Valle del Mezquital.

En colaboración con productores locales, tlachiqueros y diversas entidades, se realizaron visitas a plantaciones, destilerías y tinacales en municipios como Singuilucan, Epazoyucan, Apan, Mixquiahuala y Jacala.

¡A cuidar el néctar del maguey! Buscan declaratoria de protección del aguamiel en Hidalgo

Metodología del estudio

El enfoque metodológico del estudio incluyó aspectos clave como la geografía y origen del maguey aguamielero en Hidalgo, los procesos de extracción del aguamiel con métodos tradicionales y saberes locales, así como la relevancia de factores naturales y culturales.

La fisiografía única y el papel fundamental de los tlachiqueros en la producción son elementos esenciales para asegurar la calidad y autenticidad del aguamiel.

Desarrollo rural sostenible

La protección de esta indicación geográfica no solo asegura la calidad del aguamiel, sino que también impulsa un desarrollo rural sostenible.

En un contexto global de cambio climático, la preservación del maguey aguamielero adquiere una relevancia crucial, asegurando recursos vitales en un entorno que enfrenta desafíos de calentamiento global y temporadas de sequía.

¡Opina! Escribe un comentario

Etiquetas: