Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca
La inmunización llegó al sector de 30 a 39 años en la capital hidalguense. Así la vivimos. Fotos: Pachuca VIVE.

Una simple inyección se ha convertido en la mayor esperanza en el mundo entero, hablo de la vacuna para combatir a ese horrible virus en forma de corona que se ha llevado muchas vidas y que nos ha afectado en formas que nunca imaginamos.

En México no ha sido la excepción, con cientos de miles de muertes y millones de contagios recibir la vacuna provoca una satisfacción como pocas.

En los últimos meses hemos visto a nuestros abuelos, padres y tíos ser vacunados y esperábamos con ansias el turno de nuestra generación, los millennials, este rango de edad tan criticado como importante en la sociedad y que ha comenzado a ser objetivo del terrible virus y sus variantes. En este texto relato cómo fue el proceso de tener la ansiada inmunización, al menos en la primera dosis.

Esta semana llegó a Pachuca la vacuna AstraZeneca para los de 30 a 39 años y me tocó recibirla en el primer día. Son siete sedes en el municipio de los vientos y la afluencia varió mucho en cada una de ellas. Me correspondió el hospital del ISSSTE “Columba Rivera Osorio“, donde al parecer el tiempo de espera fue el más largo en esta jornada.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Luego de unos minutos de formarme llegó el primer filtro afuera de la clínica, preguntas sobre lugar de residencia y revisión de documentos. Es necesario llevar CURP y el expediente que se imprime al realizar el registro en la plataforma mivacuna.salud.gob.mx. En la sede dan una hoja que es una especie de responsiva para leer y firmar de autorización.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

La fila comenzó a avanzar hacia el interior del hospital, un nosocomio que, por cierto, ha salvado muchas vidas en su unidad de atención para enfermos de Covid-19. Dentro, la línea continúó por las escaleras hasta llegar a la sección destinada para la vacunación.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

En los pasillos, otro filtro y preguntas sobre posibles alergias a medicamentos. En ese punto ya se sentía una combinación entre ansiedad y alegría por estar cerca del objetivo luego de más de una hora formados.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Una salita de espera rápida es el preámbulo para la aplicación; aumenta la ansiedad. Desde ahí se alcanza a observar el momento de la inmunización de los que estaban antes y que son ingresados en grupos de 10.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Llegó el turno de mi grupo. Nos ingresaron a la sala de vacunación donde el personal nos explicó el procedimiento detalladamente, nos enseñaron los botes del biológico y las jeringas selladas, además de resolver las dudas que surgieron.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

A continuación, el momento de la aplicación. Debo decir que el pinchazo no dolió, ni tuve molestia alguna durante la inyección, pero sí me invadió una sensación emotiva… por fin, la tan deseada y esperada vacuna.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Después nos dieron paso a la sala de observación, un auditorio con las herramientas médicas adecuadas donde el personal de salud nos monitoreo durante algunos minutos para checar cualquier tipo de reacción inmediata a la vacuna, solo nos quedaron a deber la música. Una persona tuvo una bajada de presión, pero, fue oportunamente atendida y no pasó a mayores. Luego de constatar que no hubo más incidencias, nos permitieron salir del hospital.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Debo reconocer que la atención del personal de salud y de apoyo fue en todo momento impecable, tanto los trabajadores de nivel federal como estatal tuvieron un comportamiento servicial, lo que permitió que la larga espera fuera llevadera.

Crónica de una vacunación millennial en Pachuca

Llegado a este punto, seguramente te preguntarás sobre los efectos secundarios de la vacuna. Tuve algunas sensaciones menores que habían sido correctamente explicadas por la experta: dolor muscular y una poca de fiebre, que se curan con descanso; dicen que los millennials somos más quejumbrosos, quizá sea cierto, pero los malestares no se comparan con la felicidad de haber sido inmunizado.

Si no has recibido la vacuna, no dudes en acudir cuando llegue tu turno. Cada persona con cada aplicación es un inmenso logro en el complejo proceso de erradicar esta horrible y tediosa pandemia.

Hazlo por aquellos que soñaron con tener la inmunidad y que ya no están con nosotros.

Síguenos en Google News