Saltar al contenido

El agua es vida, pero consumirla contaminada es peligroso; sigue estos consejos para disminuir riesgos

El agua es vida, pero consumirla contaminada es peligroso; sigue estos consejos para disminuir riesgos

El agua es un elemento básico para la salud y la vida, ya que constituye el principal componente fisiológico para mantenernos vivos. Además, una hidratación adecuada es esencial tanto para nuestra salud como para la preparación de alimentos y mantener una adecuada higiene.

Los riesgos de consumir agua contaminada

Desafortunadamente, el uso de agua contaminada puede ser causante de diversas enfermedades, como las diarreicas, cólera, fiebre tifoidea, poliomielitis y hepatitis. Además, la mala calidad del agua, el saneamiento y la higiene pueden llevar a problemas de malnutrición, intoxicaciones y dermatitis, entre otras complicaciones para nuestra salud.

Recomendaciones para evitar riesgos y cuidar el agua

Con el objetivo de evitar riesgos para nuestra salud, la Secretaría de Salud de Hidalgo insta a seguir algunas recomendaciones:

  • Utilizar solo agua potable, hervida, desinfectada o embotellada para beber.
  • Mantener el agua en recipientes limpios con tapa y evitar introducir las manos, tazas o utensilios sucios.
  • Lavar y desinfectar los depósitos de almacenamiento, como tinacos, cisternas o tambos, al menos cada 6 meses y mantenerlos con tapa.
  • Evitar el consumo de agua de contenedores expuestos a la intemperie y sin tapa.
  • Lavar el tubo que se utiliza para extraer el agua del garrafón al abrir y utilizar un nuevo recipiente de agua.
  • Revisar que los productos envasados tengan el sello de seguridad íntegro y estén libres de materia extraña, así como verificar la fecha de vigencia.
  • En caso de solicitar servicio de pipas distribuidoras de agua, asegurarse de que cumplan con la norma oficial mexicana 230 y 127, que garantizan su potabilidad.
  • No utilizar agua recuperada o tratada para consumo humano.
  • Mantener los depósitos de agua tapados para evitar contaminación y criaderos de mosquitos transmisores de enfermedades.
  • Colaborar para cuidar y no desperdiciar el agua.

Recuerda que, si presentas algún malestar como diarrea, vómito, dolor de cabeza, fiebre o malestar general, es importante no automedicarse y acudir de inmediato a la unidad de salud más cercana para recibir atención oportuna y evitar complicaciones.

¡Opina! Escribe un comentario